Blog

¿Cuánto tengo que subir el precio de mi Pan?

Esa pregunta, que en circunstancias normales ya es complicada, adquiere una dimensión superlativa en estos momentos.
Parecería que es complicado, porque los precios están subiendo constantemente.

Unas veces por subida de  costes de todo tipo, otras por algo de especulación, otras por malas políticas aplicadas, el motivo dejo que lo escojas, porque es lo de menos aquí.
Podemos aplicar la derivada habitual (esto es culpa de otro y deberían subvencionar nuestro sector), pero ni ha pasado nunca, ni va a pasar que vengan y nos arreglen la situación.
Es más con que no nos fastidien más de lo necesario, ya me conformo.

Si estás por la labor de la lamentación, deja de leer y sigue a ello.

En caso contrario, te pongo algunas reflexiones que me dan años de experiencia en el sector de la panadería, tanto en la parte técnica, como en la de asesoría, para encontrar la clave de ¿Cuánto tengo que subir el precio de mi Pan?.

Cuánto debe ser el precio de mi pan

¿Cuánto tengo que subir el precio de mi Pan?

Si de inicio no sé cual es mi coste de producto, difícilmente podré saber cuánto me repercuten las subidas de las materias primas (lamentablemente algo habitual).

Controlar cuál es mi nivel de productividad, difícilmente sé si lo podré mejorar (seguro que sí).
Pensar en que hasta que no suba mi competencia yo no subiré el precio, para no enfadar a mis clientes, seré de los primeros en caer (si no se mis costes, como ¨carajo ¨ voy a saber cómo está mi competencia, y cómo voy a saber ¿Cuánto tengo que subir el precio de mi Pan?

 

Mi principal competidor siempre soy yo mismo.

Cuando sepamos lo que tenemos que subir, nos enfrentamos a la segunda parte, el miedo escénico (no puedo subir tanto de una vez), la matización importante en este caso, es que no es
una opción. Si no subes lo que toca, pierdes rentabilidad.
Tener en cuenta, que aunque sea otro sector, no veo en los supermercados a la gente reclamando a la persona que les cobra en caja, por la subida de precios, comenta lo caro que esta todo, y ya está, pero como hacemos todos asumimos la situación excepcional y seguimos comprando en el mismo sitio.
En nuestro caso, es algo diferente, nuestro trato con el cliente es más directo y cercano, pero como en todo, tenemos que argumentar y justificar la subida.
Nuestro personal de tienda, tiene que tener un argumento coherente y convincente, la queja va a existir, pero el cliente, en el subconsciente sabe que no es culpa del panadero, y que todos suben.
En circunstancias normales, asumimos muchas veces pequeñas subidas de materias primas, sin repercutirlas, sube 2-3 céntimos la harina y lo asumimos, hay una subida del azúcar y la asumimos, etcétera, etcétera.

Como mucho subimos algún céntimo al año, o cada dos años. Eso antes, no nos iba mal, porque mas o menos lo soportábamos perdiendo rentabilidad, sin saberlo con exactitud por supuesto.
En situaciones tan complejas como estas, hay que ser mas EMPRESARIO que nunca, dejar un poquito de lado tanto romanticismo de lo bonito que es nuestro oficio (que lo es y todos los que somos panaderos lo sabemos).

El romanticismo es bonito, pero se pasa un hambre que duele el estomago. Cuando hay que pagar nóminas, seguros sociales impuestos, facturas, etcétera, no creo que nadie se emocione, si se nos salta una lagrima, es por dolor.

Cuando estoy impartiendo cursos y hablo con los compañeros, siempre os comento lo mismo, cuantas más técnicas de panadería conozcamos, mejor, cuantos más cereales sepamos utilizar, mejor, pero si a esto no le sumamos la parte empresarial, seremos cada vez más ¨ románticos ¨ con negocios a la baja.

Lo que mas nos gusta, es estar en el obrador haciendo PAN,

Somos felices por naturaleza en ese ámbito, pero se nos olvida, que también somos empresarios y tenemos que saber vender nuestro producto.
Todos habréis asistido a multitud de cursos, charlas, congresos, y si os fijáis, hablamos de nuestras cosas, hidrataciones, tipos de cereales, técnicas, super técnicas, etcétera.
Pero como os comento en las charlas o cursos… qué tal si pensamos en

¿qué quiere nuestro cliente?

¿ Alternativas para vendérselo de forma más atractiva?

¿cambiar la forma que  tenemos que presentárselo?

¿ crear argumentos para dar a conocer  nuestro saber hacer y nuestro esfuerzo en trabajar con materias primas de calidad?

¿ qué hacer para diferenciarnos de nuestra competencia?

¿cómo fidelizar al cliente?.

Estas son solo algunas de las preguntas que nos deberíamos hacer, de cara a nuestro cliente, que es el importante en esta ecuación.
Si hemos conseguido saber qué es lo que quiere nuestro cliente, habremos avanzado mucho en el camino del éxito.

Pero no será suficiente, entonces tendremos que avanzar internamente, y empezar a mejorar nuestras compras, racionalizar la cantidad de elaboraciones que hacemos, optimizar los tiempos de trabajo, para ser más productivos, preparar argumentos de venta, para que nuestro personal de ventas sepa poner en valor nuestro producto, mejorar la imagen de nuestra tienda, mejorar nuestro marketing y un largo etcétera de detalles, que nos ayudarán a tener un mejor negocio.

Herramienta Best Baker

¿Esto cambiará algo con respecto de las subidas de precio en las materias primas?
Claro que no, pero nos dolerá un poco menos, porque estaremos mejor preparados para esta situación tan dura que tenemos, y que se va a alargar en el tiempo.
Mi intención con este escrito, es la misma de siempre, intentar hacer reflexionar a los compañeros, y si consigo con ello, que salgamos de la zona de ¨ confort ¨ que para nosotros es el obrador y mejoremos como empresarios, pues bienvenido sea el tiempo invertido en el escrito y la reflexión.

Mucho animo, sentido común y profesionalidad a todos.

0
    Tu cesta Cerrar
    0 artículos